¿Sobresalientes para qué?

Desde que tengo memoria, todo el mundo siempre me ha considerado un buen estudiante, y aprobaba con bastante facilidad. Pero a la vez que decían que era un buen estudiante, me decían que podía dar mucho más de mi mismo. Y tampoco les quito la razón. Con estudiar unos pocos días antes de los exámenes me valía para sacar notables, así que si le hubiese dedicado más tiempo probablemente habría sido un estudiante de sobresaliente.

Por supuesto, esto no fue justamente así cuando llegué a la universidad. El calculo avanzado, la estadística y todo lo relacionado con ondas, se me daba como el culo, y me costó Dios y ayuda aprobarlo. Sin embargo todo lo relacionado con programación lo aprobé a la primera, y con buena nota casi sin esforzarme.

¿Sobresaliente para qué?

¿Sobresaliente para qué?

Con el tiempo me he dado cuenta de una cosa básica para mi, y que justifica mi forma de ser mientras estudiaba. Las notas no me valían absolutamente de nada. Me daba lo mismo sacar un suficiente pelado, que una matricula de honor, al fin y al cabo, era solo un numerito que no tenía ninguna utilidad, siempre y cuando fuera de un 5 para arriba. Esa nota me hacía avanzar al siguiente nivel, era lo único importante.

Y desde hace unos años llevo viendo el porque de esta desgana (Por decirlo de alguna manera). Lo que de verdad es valioso para mi, es el conocimiento en si mismo, y no el número que ese conocimiento me daba en un examen. Por supuesto no todo el conocimiento tenía en mi el mismo grado de interés: No era lo mismo un aburrido análisis sintáctico, que aprender código binario. Uno era más aburrido que ver un pez en un acuario, y el otro me hizo plantearme como demonios, unos y ceros, después podían transformarse en imágenes, sonidos, texto, etc… y querer ser yo el que dirigiese ese código para hacer lo que yo quería.

Sinceramente, a día de hoy, creo que no hay nada que me motive más, que aprender algo nuevo relacionado con lo que me gusta. Cuando me pongo a aprender alguna nueva tecnología, me puedo tirar horas delante de un PC, sin ni siquiera darme cuenta de que se me ha olvidado cenar ese día.

Con este post, lo único que quiero transmitir es mi punto de vista, sobre la presión de sacar buenas notas que hay sobre los estudiantes. Todos los padres quieren que sus hijos sean los que tengan las mejores notas de clase, que se esfuercen todo lo que puedan en sus estudios, pero esto desde mi punto de vista es un error. El objetivo sería conseguir que ese conocimiento sea lo realmente valioso, como para que genere interés, y no sea un mero trámite para pasar al siguiente nivel. Buscad que os interesa, y aprended todo lo que podáis de ello, por el simple hecho de aprenderlo. Si vais por ese camino, tendréis un sobresaliente para vosotros mismos, que al final, es lo único que termina importando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.