Camino al trabajo

Aquí va mi personal camino para encontrar un trabajo en condiciones después de estar un tiempo en el paro.

Después de haber estado en una empresa pequeña en la que prácticamente era como estar con tu familia, estaba claro que lo de pasar por otra cárnica (En el post gente comprometida con el proyecto os enseño como identificar una cárnica en tres simples pasos), era algo que ni me planteé.

Lo que si me plantee, es usar a alguna cárnica para encontrar a algún cliente en el que trabajar directamente contratado con el cliente, y que la cárnica no fuera más que un intermediario para llegar a donde quería. Por eso eché curriculums en algunas ofertas no demasiado buenas, pero que literalmente ponía “posibilidad de incorporación en cliente” Cojonudo! exactamente lo que buscaba.

Así que me presenté en el cliente (Un banco bastante grande), junto con la persona de la cárnica correspondiente (A la cual conocí 5 minutos antes de entrar en la entrevista y no volví a verle). La entrevista no iba del todo mal, hasta que les dije que tenia un proyecto propio que ya estaba terminado. En ese momento me hicieron la pregunta que hizo que cualquier tipo de esperanza que tuviera puesta en la entrevista, se desvaneciera: ¿Este proyecto tuyo será un impedimento para trabajar aquí? 

¿En serio? ¿He venido a una entrevista, porque voy a dedicar mi tiempo a trabajar en un proyecto por el cual no me vais a pagar? Un sinsentido completo, además, ¿El tener un proyecto propio no implica iniciativa propia, y debería ser considerado como algo positivo? ¡Empresa descartada!

Aun así parece que les caí en gracia al cliente, y me ofrecieron el trabajo. Lo malo es que tenía que ser a través de la cárnica. Se lo dije bien clarito: Estoy buscando trabajar en cliente, con contrato con cliente, y eso mismo ofrecíais en la oferta. Por supuesto lo de “posibilidad” de incorporación en cliente, “era posibilidad con el tiempo”. Ya decía yo que una cárnica diera esa oportunidad. Aun así me ofrecieron un sueldo ridículo, y les dije que por menos de chopocientos mil euros, ni lo consideraría.

Imaginaos mi sorpresa, cuando a los pocos días me vuelven a llamar, diciéndome que no podían alcanzar la cifra que pedía, pero que ellos habían decidido rebajar su tarifa con el cliente para que yo cobrase más, pero aun así no llegaban a lo que pedí. Una cárnica se estaba bajando los pantalones delante de mi!!! Eso si que no me lo esperaba… aunque no cambió nada. Me habían demostrado que no querían trabajar conmigo, ya que el cliente se negaba a contratarme directamente desde el principio (Es algo que no entenderé, si necesitas alguien a largo plazo, es más fácil contratar directamente a alguien, que pagar un sobre coste por esa persona), les dije que visto lo visto eran mi última opción, literalmente. Me dijeron que como les iban a decir eso al cliente, que ellos no iban a esperar a que buscase yo otras opciones. Así que pasó lo que tenia que pasar: Lo rechacé sin ni siquiera pestañear.

Tuve otras entrevistas, donde me hicieron pasar tests de pensamiento abstracto, y preguntas de recursos pseudo-humanos absurdas. Y una de esas empresas, que era una cárnica de las que se va dando de guay, me ofrecieron lo que pedí. Pero les dije que aun no podía aceptar la oferta, ya que estaba en “otros procesos de selección” y no quería descartar nada desde el principio ¡¡Y me dijeron que esperarían!! Señoras y señores, otra empresa más que se baja los pantalones!! Definitivamente están desesperados por encontrar a alguien con experiencia.

Por supuesto esta última oferta tenía una utilidad práctica: Hacia unos meses había hecho una entrevista en una empresa relativamente pequeña donde buscaban gente para renovar la arquitectura propia que tenían, y que era del paleolítico. Tenia muy pinta, pero yo aun estaba acabando mi proyecto, y les dije que si podían esperar un par de meses, y parece que no tenían mucha prisa, ya que me dijeron que no había problema. Al cabo de esos dos meses, me volvieron a llamar para una entrevista casi definitiva, y lo bueno, es que ya tenia esta otra oferta sobre la mesa (Con pre-contrato en mi e-mail y todo) y les dije lo que había, y que si podían superar esa oferta, no me lo pensaría dos veces. En realidad si me hubieran ofrecido exactamente lo mismo o un poco menos, habría aceptado igualmente, ya que el trabajo era en cliente final y tenia muy buena pinta.

La cosa es que funcionó, superaron la oferta que tenia de la otra empresa, y pude conseguir un trabajo bastante decente sin tener que volver a pasar por el trago de otra cárnica, y espero que siga siendo así durante mucho tiempo.

Al final el poner empeño en negarse a ser simple carnaza que puedan vender al peso tuvo sus frutos. Y si vosotros estáis en algún momento en una situación parecida, no aceptéis lo primero que os ofrezcan, ya que por suerte en el mundo de la programación, los trabajos no faltan.

Los proyectos de desarrollo de software

Hay una verdad inmutable respecto a los programadores en España: TODOS han pasado en algún momento por alguna cárnica. Esto es así, y no se puede discutir. Para la desgracia de los que nos dedicamos al desarrollo de software, tenemos que meter cabeza en el mercado laboral de alguna forma, y estas cárnicas son el destino lógico. Recién salido de la universidad, con ganas de comerte el mundo, y con muchas historias sobre las grandes compañías españolas “lideres en el sector” (Esta frase la encontrareis en el 99% de ofertas por Internet que busquen programadores, y son estas ofertas de las que no hay que fiarse), esperando que sean como Google o Apple. Para estos pobres incautos que piensan así, la respuesta es la misma a como cobrar a los familiares por el servicio técnico.

Este post viene a causa del siguiente vídeo que vi hace poco en youtube:

Nunca me había sentido tan identificado con un vídeo, en lo que a un proyecto de informática se refiere. Tus superiores no suelen tener ni puñetera idea de programación, solo saben bajarse los pantalones ante el cliente (Que nunca sabe lo que quiere, o lo que quiere, es tan absolutamente absurdo, que no valdría la pena gastar ni un solo segundo con ellos), y hacer reverencias con la excusa de conseguir el proyecto y pillar cacho. Luego pasa lo que pasa, que los que realmente desarrollan el proyecto terminamos echando horas extras por culpa de unos inútiles que no saben programar, y por supuesto, se acabe bien o mal el proyecto, nosotros no veremos ni un duro de más. El que no se desmotive con esto, simplemente es que aún no ha tenido una buena dosis de realidad.

Por eso hoy quería contaros las peores experiencias que he tenido en este mundillo al que me dedico: El desarrollo de software.

El peor de todos mis trabajos, sin ninguna duda, fue cuando estuve trabajando para la cárnica líder del sector por excelencia, con nombre de diosa Hindú (Ahí os dejo eso para que investiguéis a cual me refiero). En esta cárnica, me daban trabajo para todo el día, que literalmente, terminaba en 5 minutos, y luego nada de nada, a mirar las moscas pasar, porque si preguntaba por algo más que hacer, simplemente me decían que me esperase que estaban “muy liados” (Típica excusa del que se tira leyendo el marca todo el día). Pero ojo, que esto no era lo peor, sino que llegó una época en la que “teóricamente” el proyecto iba con retraso, y se nos obligó sí o sí, a echar una hora extra más al día. Por supuesto sin darnos trabajo más que para 5 minutos al día. Y os preguntareis ¿Entonces por que necesitaban horas extras? Simple y llanamente, para fingir que se estaba haciendo un “esfuerzo”. Como podéis imaginar, duré el tiempo justo que tardé en encontrar otro empleo, y por supuesto, con la convicción de no volver a esa cárnica jamás.

En otro trabajo tuve un momento muy parecido al del vídeo. Estábamos desarrollando una aplicación, sobre una arquitectura nueva que también se estaba desarrollando al mismo tiempo (No me preguntéis quien fue el cerebrito que pensó esto, porque seria para darle un premio al más patán del año). Lo que pasó es lo que tenia que pasar, al estar la arquitectura en bragas, saliendo fallos de base por todos lados, y la prisa por tener el proyecto terminado en un tiempo irreal, simplemente hubo una reunión dos días antes del plazo de entrega. En esta reunión vino uno de los gerentes de la empresa en la que estábamos, para poder ver como quedaría el resultado final. Un compañero mío, que se encargaba de la arquitectura, y parte del desarrollo intentó decirlo claramente: Esto se va a la mierda, es IMPOSIBLE acabar esto en dos días. Se necesitarían por lo menos 4 meses para tenerlo terminado. Por supuesto llevaba toda la razón del mundo, el proyecto ya no había por donde cogerlo. Pero por supuesto el gerente soltó las típicas frases de jefecillo que no tiene ni puta idea: A ver, la boda se terminará haciendo, al final siempre termina saliendo todo bien, y las bodas acaban felizmente. Nos quedamos todos con cara de gilipollas, ya que este personaje, no tenia ni idea de como estaban las cosas ni parecía hacernos caso. ¿A que no os imagináis el resultado? Al final el cliente vio el percal, y mandó el proyecto a perdidas sin ni siquiera pestañear, y no pagando lo siguiente que había en el proyecto. Así que denuncia va, denuncia viene, la empresa no volvió al cliente jamás perdiendo un montón de dinero.

El último caso del que os voy a hablar, puede que resulte algo técnico, pero para los que tengan un poco de idea de JAVA, verán porque salí de la empresa escopetado. Había que hacer una ampliación para una web de una conocida marca de coches que tiene por símbolo un aspa de avión, que era de alquiler de los mismos. Esta web tenia tantos años, que ya nadie sabía ni cuales habían sido los desarrolladores originales. Empezamos a ver como estaba todo montado, y a la hora de verlo, para entendernos, es como si os encontrarais con las cuevas las de Altamira. Los JSPs eran todo código java, no había ni un solo servlet por ningún lado, y lo mejor de todo, es que el código de los JSPs ¡¡Estaba metido dentro de una base de datos!! Si, como lo oís, código JAVA que se ejecuta en un jsp, almacenado en base de datos. Mi solución a esto fue muyyyy sencilla: Olvidarnos de lo que había, y rehacer la web desde cero. Por supuesto, el jefe de proyecto y el gestor de la cuenta, como en el vídeo de arriba, me dijeron que no me precipitara, que alguna solución habría. La solución fue meter el nuevo código también en base de datos, con dos cojones. Por suerte salí de ese proyecto (Y de la empresa) por iniciativa propia antes de que llegara el tsunami enmarronador, y no supe en que acabó la chapuza que querían hacer.

día de hoy, estoy en una empresa pequeña (Muy pequeña), donde se valora mi trabajo, mi jefe curra tanto como yo, y tiene tanta idea como yo o más, a nivel de programación. Si hay que decirle a un cliente que algo no es posible, se le dice, y se le hace entenderlo (A veces incluso por las malas). Se que encontrar algo así es un autentico chollo, que espero que me dure, porque el día que no pueda seguir donde estoy, no vuelvo a otra cárnica ni loco, antes empiezo a hacer realidad un par de ideas que tengo por mi cuenta, y que llevo dándole vueltas desde hace meses.

Y vosotros, ¿Cual ha sido vuestro proyecto más chapucero/desastroso en el que hayáis estado involucrados?