Sobrecontrol

Cuando entro a trabajar en una empresa, a mi las dos primeras preguntas que me vienen a la cabeza (A parte de otras más obvias claro está), suelen ser si tienen Internet capado, y si tengo que estar dando cuentas de lo que voy a hacer minuto a minuto. Por desgracia en muchas empresas se dan las cosas a la vez, y de eso mismo quiero hablaros hoy, del sobrecontrol que las empresas ejercen en sus empleados de forma indiscriminada.

Nooooo, Interneeeeet!!!!!

(Léase la anterior frase con entonación de Enjuto Mojamuto)

A estas alturas, que una empresa, restrinja el acceso a Internet a los empleados, es como mínimo para hacérselo mirar. Si tus empleados quieren entrar en Facebook o mirar una web de viajes durante horas de trabajo, lo van a hacer tengas Internet restringido o no: ¿Sabéis lo que es un móvil con conexión a Internet? Pues eso.

En estos días, el acceso a Internet es casi imprescindible en todas las empresas, y tus empleados deben poder acceder a el fácilmente. Lo malo es que esto es España, y aquí el empresario se cuida más de que sus empleados calienten la silla, y únicamente piensen en su trabajo como zombies, sin tener ningún momento de relax, que en motivarles de verdad. Y para esto, que menos que quitarles el acceso libre a la red. ¡Muy bien, si señor!

Lo mejor de esto es que al menos los informáticos, siempre encontramos formas de saltarnos el control, ya sea porque somos más listos que la empresa, y nos saltamos los proxys, o tenemos un colega en sistemas que nos da acceso. En la cárnica de diosa hindú, me pasaba exactamente esto, las pasaba canutas para poder ver algo un poco decente, o simplemente leer las noticias. Al final encontré un proxy en la red que no estaba restringido y listo. Además tenía un método secundario para acceder a lo que quería: Dejaba el ordenador de mi casa encendido, me conectaba por control remoto a el, y navegaba desde ahí.

Últimamente las empresas por las que he pasado, no me han restringido nada de acceso a Internet y estoy contento, pero la conclusión siempre es la misma: No restrinjas Internet en tu empresa, no te vale de nada. Además si tu empleados se involucran con tu empresa, probablemente sean los mejores community managers que puedas tener, y encima sin tener que pagarles absolutamente nada.

¿Qué haces? ¿Y ahora? ¡¿Y ahora?!

La otra forma de controlar a los empleados, y que al menos a mi me agobia bastante, es tener que dar explicaciones prácticamente de lo que haces de cada minuto que pasas en el trabajo. Puede que lo de tener proyectos por horas les sirva a muchas empresas, pero para mi sinceramente, es como comprar carne al peso. Muchas veces los mantenimientos en desarrollo, se establecen por bolsas de horas. No se quien fue el genio que invento esto, pero en su vida se enfrento a tener que solucionar un problema, y no poder estimar cuanto se tardará hasta que te pongas con ello de verdad.

A parte de esto, luego se les obliga a los empleados a anotar todas las horas y minutos que se han trabajado para cada proyecto cada día. Para mi resulta un infierno tener que estar controlando cuanto tiempo dedico a cada cosa para luego tener que meter esos tiempos en un programita, y que los jefazos, puedan sentirse contentos al ver un numerito. Esto siempre he pensado que es como tener a alguien detrás tuyo, observando por encima del hombro, mientras tu trabajas. ¿Que pasa si estas un rato sin una tarea concreta a la que imputar ese tiempo? Al final termino preocupándome más por tener algo concreto que hacer, que por el propio trabajo, y la consecuencia de ello, es que al menos mi productividad, cae en picado. Un día de estos voy a tener que meter en el control horario, el tiempo que pase en el baño, como “Coordinación personal de mantenimiento sanitario”, aunque no debería dar ideas, porque los empresaurios son capaces de sorprenderme con cualquier cosa.

Si os controlan de alguna otra forma estúpida, que a día de hoy no tenga sentido, por favor, dejadlo en los comentarios, que al menos contar estupideces así termina desestresándonos.

Share

Funcionario no, gracias

En España, el que no haya soñado más de una vez con ser funcionario, es que simplemente aun no ha entrado en el mercado laboral. Ser funcionario en España tiene el mito asociado de trabajar poco, cobrar mucho, y tener un horario muy reducido, y puede que en parte, sea cierto. Esto aunque no lo parezca también tiene su lado malo.

Un trabajo como el de funcionario, es muy estable, pero a la vez muy muy repetitivo. Si eres administrativo, hacer los mismos papeleos una y otra y otra vez.  Si eres informático, te aprendes el sistema que tienen, y puedes olvidarte de tocar otras tecnologías, que por otro lado, suelen ser antediluvianas. Y eso en el mejor de los casos, ya que al ser de la administración pública, se encargan los desarrollos a empresas externas, y mas que hacer de informático, tendrás que hacer de gestor de empresas que hacen trabajos para la administración.

Por todo esto últimamente me he dado cuenta, de que no quiero ser funcionario ni en broma. Alguien de nuestro oficio, si no aprende nada en lo que le queda de vida laboral, es un suicidio, o por decirlo de otra manera, se le atrofiará el cerebro, y eso, sin ninguna duda, es lo peor que puede pasarle a un informático. Y concrétamente a mi, como no aprenda algo que me guste, o me resulte útil en un año, me termino sintiendo un autentico inútil, o que simplemente no he pegado un palo al agua.

Nuestro sector se mueve tan rápido, y cambiar de una forma tan radical cada cierto tiempo, que como te estanques un poco, a los pocos años, serás un zombie que se ha olvidado de lo interesante de nuestro oficio: Poder aprender tecnologías nuevas, y darles una aplicación real, con proyectos actuales. Esto a los funcionarios no se les puede aplicar ni en broma. Intenta tu hacerle cambiar a la administración pública la arquitectura que llevan usando desde los días de la pre-historia, si por ellos fuera aun seguirían usando máquinas de escribir (Y así parece que es. Solo entrad en alguna web de el gobierno de España, y os echareis a llorar del dolor de ojos que os entrará al ver semejante atrocidad).

Así, que si eres informático, y estas pensando en opositar a un puesto de funcionar piensa en ello dos veces: ¿Realmente quieres estar en un puesto donde no aprenderás nada nuevo en tu vida, viendo las horas pasar con tecnología desfasada? Y si eres programador, mejor ni te cuento, ya que lo de usar ese nuevo framework que ha salido, con toda la potencia, funcionalidad y facilidad de uso, será para ti, una mera fantasía. Además el mercado laboral del desarrollo esta en auge, y raro sería que no encontrases un puesto que te llenase mucho más que ser un simple funcionario.

Mi punto de vista en este sentido es claro: Funcionario no, gracias, mereces algo mejor.

 

Share

Camino al trabajo

Aquí va mi personal camino para encontrar un trabajo en condiciones después de estar un tiempo en el paro.

Después de haber estado en una empresa pequeña en la que prácticamente era como estar con tu familia, estaba claro que lo de pasar por otra cárnica (En el post gente comprometida con el proyecto os enseño como identificar una cárnica en tres simples pasos), era algo que ni me planteé.

Lo que si me plantee, es usar a alguna cárnica para encontrar a algún cliente en el que trabajar directamente contratado con el cliente, y que la cárnica no fuera más que un intermediario para llegar a donde quería. Por eso eché curriculums en algunas ofertas no demasiado buenas, pero que literalmente ponía “posibilidad de incorporación en cliente” Cojonudo! exactamente lo que buscaba.

Así que me presenté en el cliente (Un banco bastante grande), junto con la persona de la cárnica correspondiente (A la cual conocí 5 minutos antes de entrar en la entrevista y no volví a verle). La entrevista no iba del todo mal, hasta que les dije que tenia un proyecto propio que ya estaba terminado. En ese momento me hicieron la pregunta que hizo que cualquier tipo de esperanza que tuviera puesta en la entrevista, se desvaneciera: ¿Este proyecto tuyo será un impedimento para trabajar aquí? 

¿En serio? ¿He venido a una entrevista, porque voy a dedicar mi tiempo a trabajar en un proyecto por el cual no me vais a pagar? Un sinsentido completo, además, ¿El tener un proyecto propio no implica iniciativa propia, y debería ser considerado como algo positivo? ¡Empresa descartada!

Aun así parece que les caí en gracia al cliente, y me ofrecieron el trabajo. Lo malo es que tenía que ser a través de la cárnica. Se lo dije bien clarito: Estoy buscando trabajar en cliente, con contrato con cliente, y eso mismo ofrecíais en la oferta. Por supuesto lo de “posibilidad” de incorporación en cliente, “era posibilidad con el tiempo”. Ya decía yo que una cárnica diera esa oportunidad. Aun así me ofrecieron un sueldo ridículo, y les dije que por menos de chopocientos mil euros, ni lo consideraría.

Imaginaos mi sorpresa, cuando a los pocos días me vuelven a llamar, diciéndome que no podían alcanzar la cifra que pedía, pero que ellos habían decidido rebajar su tarifa con el cliente para que yo cobrase más, pero aun así no llegaban a lo que pedí. Una cárnica se estaba bajando los pantalones delante de mi!!! Eso si que no me lo esperaba… aunque no cambió nada. Me habían demostrado que no querían trabajar conmigo, ya que el cliente se negaba a contratarme directamente desde el principio (Es algo que no entenderé, si necesitas alguien a largo plazo, es más fácil contratar directamente a alguien, que pagar un sobre coste por esa persona), les dije que visto lo visto eran mi última opción, literalmente. Me dijeron que como les iban a decir eso al cliente, que ellos no iban a esperar a que buscase yo otras opciones. Así que pasó lo que tenia que pasar: Lo rechacé sin ni siquiera pestañear.

Tuve otras entrevistas, donde me hicieron pasar tests de pensamiento abstracto, y preguntas de recursos pseudo-humanos absurdas. Y una de esas empresas, que era una cárnica de las que se va dando de guay, me ofrecieron lo que pedí. Pero les dije que aun no podía aceptar la oferta, ya que estaba en “otros procesos de selección” y no quería descartar nada desde el principio ¡¡Y me dijeron que esperarían!! Señoras y señores, otra empresa más que se baja los pantalones!! Definitivamente están desesperados por encontrar a alguien con experiencia.

Por supuesto esta última oferta tenía una utilidad práctica: Hacia unos meses había hecho una entrevista en una empresa relativamente pequeña donde buscaban gente para renovar la arquitectura propia que tenían, y que era del paleolítico. Tenia muy pinta, pero yo aun estaba acabando mi proyecto, y les dije que si podían esperar un par de meses, y parece que no tenían mucha prisa, ya que me dijeron que no había problema. Al cabo de esos dos meses, me volvieron a llamar para una entrevista casi definitiva, y lo bueno, es que ya tenia esta otra oferta sobre la mesa (Con pre-contrato en mi e-mail y todo) y les dije lo que había, y que si podían superar esa oferta, no me lo pensaría dos veces. En realidad si me hubieran ofrecido exactamente lo mismo o un poco menos, habría aceptado igualmente, ya que el trabajo era en cliente final y tenia muy buena pinta.

La cosa es que funcionó, superaron la oferta que tenia de la otra empresa, y pude conseguir un trabajo bastante decente sin tener que volver a pasar por el trago de otra cárnica, y espero que siga siendo así durante mucho tiempo.

Al final el poner empeño en negarse a ser simple carnaza que puedan vender al peso tuvo sus frutos. Y si vosotros estáis en algún momento en una situación parecida, no aceptéis lo primero que os ofrezcan, ya que por suerte en el mundo de la programación, los trabajos no faltan.

Share

La conexión a Internet fantasma

Hace ya un tiempo, en casa de mis padres, el router adsl empezó a hacer cosas raras. Cada vez que se conectaba un nuevo dispositivo a la red, le daba una dirección IP que no era de las que yo había establecido, lo que hacía que no tuviera conexión a Internet. Vinieron incluso los técnicos a revisarlo, y concluyeron que el router estaba bien, aun así a los pocos días de haber venido, volvió a pasar lo mismo, y ya que no era capaz de encontrar la solución, tire por el camino de en medio: Asigné IPs estáticas a cada equipo de la red y tira millas.

Para que entendáis como está montada la red, os diré que en la habitación donde tenemos el router adsl, hay un PC conectado directamente al router por cable, y una impresora también por cable. Del router sale otro cable que llega a un PLC, que conecta con el salón donde hay un reproductor multimedia para poder reproducir contenido a través de la red.

Un tiempo después de esto, decidieron cambiar a fibra óptica, y el nuevo router se puso en el salón, ya que ahora con las conexiones wi-fi está casi todo conectado a través de ellas, y las cableadas podían usar perfectamente el PLC para ir hasta el router.

Por supuesto cuando les pusieron la fibra, tuve que ir a cambiar todas las configuraciones de red y las redes wi-fi para que quedaran como antes. Así que decidí que el viejo router lo usaría como un simple switch para enchufar el PC y la impresora, simplemente desactivando las conexiones inalámbricas y el servidor DHCP que lleva. Para eso le dije a mi padre (Que por suerte no peca mucho de luser), que no enchufara todavía la conexión del PLC del salón al nuevo router para que no hubiera problemas con el antiguo. Una vez hecho esto, le cambio al router adsl la IP para que luego no se pegue con la del nuevo, y listo. Así que ya que el router adsl servía para mas bien poco, lo desconecto de la conexión a la toma de teléfono para que ya no tenga conexión a Internet.

A todo esto, estaba desde el PC que estaba directamente enchufado por cable al router, y tenía mientras tanto el correo abierto. Lo curioso es que una vez desconectado el cable del teléfono, vi que me entraba un correo. Que raro… si acabo de desconectarlo de Internet. Mi padre ya ha hecho lo que le dije que no hiciera, ha conectado el PLC al router nuevo, la madre que lo parió…

  • ¡¡¿Papá no te dije que no conectaras el PLC al nuevo router?!!
  • Pero si no lo he hecho, está desconectado.
  • Claro claro, pues yo tengo Internet en el PC de la habitación y te aseguro que no es a través del viejo router, porque lo desconecté de la linea de teléfono ya
  • ¡¡Pues yo te aseguro que no lo he conectado al de fibra!!
  • Ya claro… ahora resulta que tengo conexión vía ouija

Me voy para el salón para comprobar que efectivamente mi padre había conectado el cable de red que sale del PLC hasta el router… Y lo que veo hace que mi cerebro implosione: El cable que sale del PLC esta colgando y tirado por el suelo sin enchufarse al router

  • ¡Ves como no lo he enchufado!
  • castle
  • Seguro que no has quitado el cable del teléfono del router adsl
  • Esto… –Ya no era capaz de articular palabra. El cable de teléfono por supuesto estaba desconectado, y todas las leyes de conexión de redes que había aprendido, y la experiencia que tengo en configuración se fueron al carajo al ver ese cable tirado.

Vuelvo a la habitación y compruebo, que efectivamente el router adsl ya no tiene salida a Internet. Básicamente porqué tenia en mi mano el cable de teléfono que antes estaba conectado a el.

Vuelvo al PC y abro el caralibro para comprobar si tengo conexión de verdad, o solamente fue una caché del navegador que me estaba tocando las narices. Y efectivamente, el caralibro se abre sin ningún problema y puedo ver los últimos posts.

¡Pero que cojones pasa aquí! No tengo absolutamente conexión por ningún lado y puedo abrir perfectamente cualquier pag… mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierdaaaaaaaa

Me acababá de saltar el sentido arácnido que tenemos los informáticos, y todos sabemos que eso no es bueno en absoluto.

Abro las configuraciones de red, y miro que dirección tenia mi PC (Que en ese momento lo había configurado para que pillara la dirección dinámicamente, de cara a conectarlo al nuevo router de fibra). Veo que obviamente, no es una dirección de las que yo usaba en mi casa. Se me empiezan a poner los pelos de punta ya. Meto la dirección del router del que supuestamente estoy conectado, y accedo al interfaz web con la típica clave de admin:admin. Me voy a las conexiones inalámbricas, y veo que tiene una conexión llamada WLAN_XXXX. Saco mi móvil y escaneo las redes que hay en ese momento, encontrando efectivamente, la red del router a que estaba conectado.

¡J-O-D-E-R!

Me levanto cagando leches de la silla, desenchufo el PLC de la habitación, y salgo a toda pastilla al salón a desconectar el PLC de allí

Si, señoras y señores, me estaba conectando a la red de los vecinos vía PLC.

Las leyes de la conexión de redes vuelven a su sitio, y esto mata dos pájaros de un tiro: La conexión a Internet vía ouija no es tal, y el problema antiguo de las direcciones erróneas que escupía el router, era porque la petición de dirección IP se hacia al router de los vecinos y no al nuestro.

Menos mal que mis padres no tienen vecinos muy puestos en informática, porque sino podrían haber liado una buena con un simple ataque man in the middle, e incluso yo podría haberlo hecho si me hubiese dado cuenta.

Estos PLC tienen botones de sincronización para poder enlazarlos por primera vez, que al pulsarlos, te dejan un par de minutos, para que pulses en el otro botón de los demás PLCs de la casa para enlazarse. ¿Que pasa? Que por lo visto hace meses, se fue la luz en todo el edificio, y al volver, los PLCs se intentaron enlazar automáticamente, pero no solo entre los que había en casa de mis padres, sino que también con todos los que estuvieran conectados mediante la red eléctrica que tiene acceso, y en ese momento, los de mis vecinos contaban como uno más.

No se a vosotros, pero esto a mi me dio que pensar: ¿Las casas no tienen aislados los circuitos para cada una? ¿Hasta donde puede llegar entonces el alcance de estos PLCs? Desde entonces en mi propia casa (Donde también tengo un PLC), reviso que dispositivos hay conectados a mi propia red de vez en cuando, no vaya a ser que también haya alguien no deseado, intentando pillar la colección de series entera que tengo en el NAS.

 

Share

The cells of my life (Mis móviles)

¿A ninguno os ha pasado que desde hace años, parece que vuestro tiempo se mide por la cantidad de móviles que habéis tenido? En mi caso, dado que ya empiezo a tener unos cuantos encima, no empecé tan temprano a tener un teléfono móvil como podría suponerse, ya que cuando era más joven, eso de los móviles era algo que prácticamente la gente ni sabía que existía.

Pero desde hace tiempo, parece que la canción Time of My Life de aquí debajo, debería ser Cells of My Life.

Todo esto viene a que me ha tocado llevar a cambiar la batería a mi móvil actual, ya que como no tiene batería extraible, y estaba en garantía, no me la iba a jugar yo a cambiarla por mi cuenta. Antes de llevarlo a reparar me plantee cambiarlo, pero por ahora va bien, y aunque ya le tenga echado el ojo a un Z5 Compact, el dinero que cuesta no se encuentra demasiado a mano. Y de repente me dio por hacer memoria de todos los móviles que han pasado por mis manos, así que aquí tenéis mi Cells of my life.

Nokia 5110

nokia-5110Antes casi de empezar, tengo que decir que yo antes era lo que se podía llamar un nokiero acérrimo, me encantaban tanto como su diseño, software y sobre todo que eran más duros que una piedra, así que como no podía ser de otra forma, mi primero móvil fue un Nokia.

El Nokia 5110 probablemente fue uno de los dispositivos que más empezaron a difundir la telefonía móvil entre el pueblo llano. Su botón central fue un gran acierto, que Nokia implemento en todos sus grandes móviles.

Para mi fue el primer móvil, pero fue compartido, ya que era el teléfono de empresa de mi madre, pero que terminábamos usando todos en la familia, por lo cual no fui yo el único propietario exclusivo de este terminal, y no estuvo mucho tiempo entre nosotros.

Nokia 3210

Nokia_3210

De este móvil si que puedo decir que fue mi primer móvil de uso exclusivo por mi. Lo conseguí al dar de alta un nuevo número en vomistar y del cual guardo un recuerdo increíble, a parte de guardarlo a día de hoy físicamente también.

Tengo que añadir, que extrañamente, este móvil era libre, cosa que nos vino bien más de una vez a mi familia para poder usarlo cuando los suyos decidían morir.

Sus carcasas intercambiables hicieron de este móvil un pelotazo de ventas enorme, a parte de que, si no recuerdo mal, fue el primero teléfono móvil sin antena externa, lo que le daba un acabado absolutamente genial.

Y si esto sabe a poco, este móvil, es probablemente el más duro de todos los que he tenido, ya se podía caer al suelo todas las veces que quisieras, que solo acababa con un pequeño arañazo y funcionando perfectamente.

Nokia 8210

Nokia_8210Señoras y señores, con todos ustedes, ¡El Nokia 8210!

Para este móvil no cabe una presentación de otro tipo. Sin ninguna duda este ha sido (Y es) mi móvil favorito. Tanto es así, que a día de hoy, aun lo tengo guardado, y LO USO cuando mi móvil principal decide morir, o tengo que llevarlo a reparar. El único problema que me dio este móvil, fue que la batería se hinchó y tuve que comprar una nueva, y de eso ya hace muchos años.

Me lo compré el año que entré en la universidad, en un viaje que hice a Andorra. La gente no hacia más que decirme que ya estaba obsoleto, que iban a salir al mercado móviles mejores, etc… pero yo ya me había enamorado, y salí de la tienda con el debajo del brazo. más feliz que una perdiz. Además este fue mi inicio con los móviles libres, ya que no fue a través de ningún operador por puntos ni renovación ni nada por el estilo.

Su minúsculo tamaño se me hizo perfecto, ya que yo no suelo llevar bolso/mochila/maleta/loquesea, y en el bolsillo casi ni notaba que lo llevaba (Tan poco lo notaba, que más de una vez me pegué un susto gigante al pensar que no lo llevaba en el bolsillo y lo había perdido). Además, sus carcasas intercambiables hicieron que fuera un pelotazo de ventas enorme, y con razón. Para mi, sin ninguna duda, el mejor trabajo que he visto de Nokia hasta la fecha.

Nokia 6610i

nokia-6610iResulta extraño que no cambiase de móvil hasta este, ya que pasó muuuuuucho tiempo entre uno y otro, pero como dije, el 8210 fue algo que me marcó.

Con este terminal volví al redil de renovar el móvil con el operador que yo tenia con los puntos acumulados. No tengo un recuerdo muy especial de el, ya que no destacaba especialmente en nada (La cámara era una porquería, el software seguía exactamente igual, el sonido no era muy bueno…), pero comparado con las funciones de mi querido 8210 que tenia tonos de llamada bastante pobres, pues fue todo un avance.

Este móvil, pasó a manos de mi luser cangrejo cuando yo me compré uno nuevo, y a la semana, el muy manazas rompió la pantalla de una caída. Manazas que tiene uno por familiares…

Nokia 6126

Nokia_6126Cuando me renové mi móvil por punto de nuevo, la gente se extrañó que tirase por una de tapa. La cosa es que me llamo la atención, y tenia muy buena pinta, cosa que luego confirmé.

La pantalla que tenia en la tapa, lo hacia perfecto para ver que estabas escuchando de música, quien te llamaba o incluso para hacerse una autofoto (Eso que ahora les ha dado por llamar selfie a la gente, pero que se lleva haciendo desde que existen las cámaras de fotos).

Los móviles en esta época, ya estaban creciendo de tamaño poco a poco debido a sus pantallas, pero al ser de tapa, se hacía lo suficientemente pequeño como para entrar perfectamente en el bolsillo (En este punto creo que ya habréis notado mi obsesión con los móviles pequeños. Pues es solo el principio…).

Lo heredó también un familiar mio, y a la semana ya estaba rota la tapa de la batería. Vamos, siguiendo en su linea…

Nokia 5800 XpressMusic

Nokia_5800Con este móvil empezó mi transición definitiva.

El Iphone ya había salido y estaba siendo un pelotazo enorme, pero a mi no me terminaba de convencer, yo seguía siendo un nokiero hasta la médula, y este Nokia 5800 me atraía como un imán de neodinio. Así que me fui a la tienda de mi operador, con mis puntos en la cuenta, y a renovarlo se ha dicho. Peeeeeero, los muy cabro*** me querían endosar una tarifa de datos de 15 euros que yo no quería ver ni en pintura. Así que volví a mi casa echando humo por las orejas, me metí en Internet, lo compré libre en la tienda de Nokia, y justamente después, me metí en la web de una de las nuevas operadoras virtuales que estaban saliendo, a darme de alta. Se acabó el robo con tarifas abusivas que me estaban metiendo por el mero hecho de darme móviles “gratis”.

Era mi primer Nokia con el sistema operativo S60, y aunque al principio era un poco soso, con las actualizaciones mejoro muchísimo, y quedé encantado. Lo único malo que se le puede achacar a este móvil es que la pantalla táctil era resistiva, y que al final de su vida, el software iba un poco a tirones (Tampoco se le podía pedir más al pobre).

Lo volvió a heredar mi luser cangrejo, que perdió el lápiz y la funda que venia con el (Aunque extrañamente no lo rompió), y después lo heredó pichón desinteresado, que a los 10 minutos de tenerlo y salir de casa, se le cayó al suelo, y se cargó la pantalla. Creo que soy el único no-manazas de la familia.

HTC Desire

HTC_DesireSintiéndolo mucho, tuve que divorciarme de Nokia, Google me estaba llamando a grito pelado, y no pude resistirme.

En el MWC de 2010, anunciaron el HTC Desire con esa capa llamada sense, que me hipnotizó sin remedio. Ya había visto móviles con Android (El HTC Magic era una preciosidad), y me quedé encandilado con las posibilidades que ofrecía, así que tuve que decir definitivamente adiós a mis queridos Nokia.

Fue un teléfono que me metió de lleno en el mundo de Android tanto, que incluso antes de comprarlo, ya había programado alguna pequeña aplicación para Android.

Su pantalla AMOLED, el botón central de desplazamiento y su grosor, era algo genial comparado con lo que había en ese momento.

Por desgracia Android empezó a crecer muyyyyy rápido, y la escasa memoria de este móvil, hizo que me metiera en el mundo de las roms, acabando en una que me encantó: MIUI, que fue un paso decisivo para cambiar de terminal.

Este móvil volvió a pasar por manos de mi luser cangrejo, y luego de pichón desinteresado, pero extrañamente, no murió, volvió a mi (Con algún rasguño de más) aun funcionando, y lo tengo todavía en casa.

MiOne+

MI-ONE_plusSi con el 8210 tuve un flechazo, con este fue algo parecido.

Al haber trasteado con la rom MIUI en el HTC Desire, entre en el mundo de la genial rom china, y vi casi en directo el anuncio de este móvil.

Flechazo instantáneo se le podría llamar. ¿Un móvil con prestaciones punteras, y por ese precio? Tenia que ser mio. Y así fue. Me costó un poco más de que lo debería, ya que por entonces Xiaomi no era el gigante que es ahora mismo, y ninguna tienda online lo vendía tan fácilmente, así que tuve que tirar de eBay y pagar un poco más. ¡Pero vaya que si mereció la pena!

La gente cuando les decía que tenia un móvil chino, se quedaban mirándome con cara rara, como pensando que demonios hacia yo con una patata de una empresa que no conocía ni el tato, sabiendo como era yo de exigente con los móviles.

El tiempo me ha dado la razón, y al final mucha gente de mi alrededor, gracias a que se enteraron de que yo tenia un “miaumiau”/”mimimi” han acabado ellos, con teléfono de Xiaomi de generaciones posteriores.

Este móvil, fue sacrificado en pos del siguiente que compré: Lo vendí para sacarme un poco de dinero y poder comprar más barato el que quería.

Sony Xperia Z1 Compact

sony_xperia_z1_compact_limaY llegamos al día de hoy.

Como os dije anteriormente, me obsesiona el tamaño del móvil. Necesito llevar el móvil en el bolsillo sin que se salga de el, y dada la tendencia actual del mercado a hacer pizarras de colegio con posibilidad de hacer llamadas, me costó encontrar una nueva opción viable. De esto ya os hablé largo y tendido en el post sobre mini móviles, así que no me extenderé mucho sobre ello.

Este Z1 Compact era un móvil de gama alta, en un tamaño reducido, con posibilidad de microSD: Justo lo que buscaba. El único inconveniente es que no tiene batería extraible. Es una tendencia del mercado que no me gusta demasiado, pero pasé por el aro (Y ahora he sufrido las consecuencias: La batería después de año y medio se degradó tanto, que se me podía apagar en cualquier momento, y he tenido que llevarlo a cambiar. Por suerte el cambio de batería estaba incluido en la garantía, y ha sido más el perjuicio de tener que llevar y traerlo al servicio técnico, que otra cosa), y ha sido una excelente elección. Tan buena elección, que el próximo año, lo renovaré (Ya que SONY ha dejado de darle soporte oficial a las nuevas versiones de Android a partir de la 6.0), y compraré un Z5 Compact.

Y con esto acaba mi Cells Of My Life. Espero que os haya sido entretenido, y como postre para los que eran nokieros como yo, os dejo una imagen de todos (O casi todos) los Nokia clásicos ordenados cronológicamente (Pulsad en la imagen para poder verla bien).

Si alguien se anima a comentar por aquí su Cells Of My Life podremos ver como ha ido creciendo la gente poco a poco.

moviles-nokia

 

Share

Sufre usted de titulitis aguda

titulitis

Hasta hace no mucho, había algo que me reconcomía por dentro desde hacía bastantes años: Terminar de una vez por todas la carrera universitaria.

En 2001 (La leche, que lejos esta eso ya), empecé la carrera de ingeniería técnica de telecomunicaciones especialidad telemática, o como prácticamente poníamos en todos los exámenes: ITTT

Entre en esa carrera, porqué no podía decidirme entre hacer telecomunicaciones puras, o informática pura y dura. Siempre me gusto todo lo relacionado con Internet, la programación, las redes de datos, sistemas informáticos, etc… y ninguna de las dos carreras parecía adaptarse demasiado bien a lo que quería, aparte de que por ese entonces eran de 5 años, y sinceramente no me apetecía tirarme más de 5 años para acabarla (Si, MÁS de 5 años. El que se crea que una ingeniería de ese estilo es para sacarla a curso por año es que se ha fumado un poco de césped transgénico), para después solo tener un papel que ponía que había estado estudiando una carrera universitaria.

Así que viendo el panorama tiré por el camino de en medio: Telemática. Para los que ni les suene, es una mezcla de informática, con telecomunicaciones. Incluye mucha programación, pero también mucho de configuración de sistemas, y sobretodo, de redes y sus protocolos (O lo que viene a ser lo mismo: Internet). Es una carrera técnica de 3 años, y aunque incluye muchas asignaturas que no vienen a cuento, si que era lo que mejor se adaptaba a lo que quería. Por ese entonces Google estaba empezando a desplegar todo su potencial, y el uso de Internet generalizado estaba a punto de explotar de forma descontrolado, para beneficio de todos. Así que telématica era una opción muy muy buena para estudiar.

Cuando me quedaba una asignatura (Maldita Tratamiento Digital de la información y el profesor que la impartía, ojala se pudran en la falla mas profunda que exista en la Tierra), un crédito de libre elección, y el proyecto de fin de carrera, me puse a currar de programador para poder ganar algo de dinero y llenar todo ese tiempo libre que tenía.

Por motivos personales que no vienen al caso, empecé a necesitar dinero más urgentemente de lo que pensé en un principio cuando entré a trabajar, y ya no pude darme un tiempo de descanso para ponerme con el proyecto de fin de carrera, o aprobar ese crédito sin sentido de libre elección (La asignatura me la aprobaron en compensatoria. Después de que en un examen, el cabr***** del profesor se negara a reconocer que tenia un ejercicio bien, no volví a estudiar para esa asignatura y me la aprobaron por mi cara bonita), y al final la carrera quedó aparcada por un tiempo indefinido.

Pero hace un año empece a tener todo el tiempo del mundo libre (Ya os imagináis el porque…), y me acordé de que tenia la carrera sin terminar. A estas alturas ya pensé que con cambios de planes y leyes de educación, el poder terminarla sería menos que imposible. Pero al preguntar, me dijeron que tenía hasta Octubre de 2015 para terminarla. En resumen: El crédito de libre elección me lo saque a base de charlas insulsas (Ni de coña me iba a meter de nuevo a ninguna clase) y el proyecto de fin de carrera salió de una parte de mi trabajo. Así que en menos que canta un gallo, ya tenía un papel donde ponía que yo era muy listo y había acabado una carrera universitaria.

Y después de toda esta explicación trascendental de por qué estudié lo que estudié e hice lo que hice, es hora de explicaros la raíz de este post: Durante todos esos años que tuve la carrera aparcada, estuve trabajando sin ningún problema, y además teniendo un sueldo medio decente, sin ni siquiera tener un título. Eso sí, en cada entrevista me preguntaban lo mismo una y otra vez: ¿Y por qué no tienes el título? Acabé bastante harto de tener que responder esa pregunta la verdad, pero aun así, en todos los sitios donde he trabajado, no fue ningún problema, ya que rendía exactamente igual que todos los demás.

Sin embargo, otras empresas llegado a ese punto se ponían tontas, y dijeron que no podían contratarme porque no tenía el título. WTF!!!!! ¿Pero es que no ves que tengo más experiencia que todos los trabajadores que tienes juntos? Y encima me gusta aprender cosas nuevas por lo cual, no iba a ser un maniquí que solo tira código sin sentido.

La manía de las empresas de exigir un papelito donde pone que eres muy listo y has acabado una carrera me parece completamente absurda. Ahora mismo ese título si tuviera que darle una utilidad real, sería la de ponerlo debajo de una planta para que absorba un poco de agua al regarla. O incluso como papel higiénico sería mucho más útil, que de cara a una empresa.

¿Acaso un papel te hace más listo, que una persona que lleva casi 10 años trabajando en lo que estás pidiendo? Y en el caso de no tenerlo, tener los huevos a creerse con razón para querer pagarte menos de lo que deberían.

A este síndrome se le puede denominar perfectamente como síndrome de titulitis aguda. Y no se dan cuenta de que es una enfermedad que puede costar muy caro a una empresa. Dejar pasar a un buen trabajador (Sea del sector que sea) con años de experiencia a sus espaldas, solo por no tener un papelito, es como dispararse un tiro en el pie.

Por suerte en casi todas las empresas en las que he trabajado, el título no era un impedimento para poder hacer mi trabajo, y a veces, sacar las castañas del fuego a esos higinieros que casi se estampan en una camiseta, su querido título universitario.

Queridos empresarios: Exigir un título universitario para contratar a alguien que cumple de sobra todos los demás requisitos, es ser un autentico dinosaurio, que sigue creyendo que por llevar una corbata va a ser la ostia, aunque luego el trabajo que saque sea un zurullo con patas.

Lo cierto es que si no fuera por mis circunstancias de hace un año, ni siquiera me habría planteado acabar la carrera, ya que me resultaba del todo innecesario, y una pérdida de tiempo absoluta, que solo hubiera hecho, que no aprendiese otras cosas que realmente me interesan.

Solo puedo ver bien el exigir el título en un momento: Cuando opositas a un cargo público. En unas oposiciones se busca lo mejor de lo mejor (O eso quiere creer), y las condiciones que se imponen para ello deberían ser lo suficientemente duras, como para haber pasado por el calvario de haber acabado una carrera universitaria completamente.

A estas alturas de la vida os puedo decir sinceramente, que si pudiera volver atrás en el tiempo, no volvería a entrar en una universidad, directamente me metería a un ciclo de grado superior en algún tipo de informática, para aprender justamente lo que quiero sin tener que aguantar demasiado relleno sin sentido, y que luego jamás te servirá de nada. Y una vez acabado esto, volverme auto-didacta en lo que realmente me gusta.

Por favor, no enseñéis este post a vuestros padres si estáis pensando si entrar en una universidad, ya que los míos por desgracia, también sufren de titulitis aguda, y han estado años dándome la brasa con que la terminase de una vez, cuando en realidad, no me hacía ninguna falta.

Share

Si pagas con plátanos…

Hacia tiempo que quería escribir sobre un tema bastante peliagudo, a la vez que actual desde hace unos años, que no solo se puede aplicar al mundo de los desarrolladores, sino a toda la gente en general.

Hace unas semanas $LaQueIntentaSaberDeEsto empezó a trabajar de nuevo después de un tiempo sin encontrar nada. Al principio todo eran buenas expectativas, ya que aunque no fuera el trabajo de su vida, si parecía que podía haber buen ambiente, un horario que le encajaba con su forma de ser, y además ya había hecho algo parecido.

En su entrevista con el de recursos pseudo-humanos le dijo que les costaba encontrar gente para trabajar, y que los que entraban, terminaban saliendo a los pocos meses. Tanto era así, que de la plantilla de unas 60 personas, 50 eran nuevos. En ese momento yo pensé pero que cojo***, tal y como están las cosas que no encuentren a gente para trabajar y que encima quieran quedarse es muy muy raro. Pero todo esto se destapó a los pocos días de estar trabajando allí.

Las condiciones de trabajo son un autentico desperdicio fecal. De hecho lo voy a poner en una lista, para que podáis ver bien porqué la gente les dura un santiamén y les cuesta encontrar más personas:

  • El encargado es un inútil que trata a todos (Empleados y clientes) como si fueran basura, y por supuesto, no sabe ni la mitad de las cosas que tendría que saber (Algo tan básico como manejar el ordenador de caja)
  • Los horarios son siempre de tarde entre semana, y los fines de semana se cierra a las 12 de la noche. Ahí es nada.
  • El sistema informático que tienen montado es del paleolítico y los procedimientos parecen escritos en tablillas con cincel y martillo.
  • No dan las suficientes horas a todo el mundo para poder tener un sueldo en condiciones.
  • El sueldo es de 5 Euros netos la hora!! Hasta de mendigo se ganaría más.
  • Lo único bueno es que las horas extras se pagan muy bien.

Si después de esto los pseudo-humanos no encuentran razones para que la gente no dure nada allí y les cueste encontrar personas que quieran trabajar es que no ven más allá de sus narices, y mira que la solución es sencilla para este caso: Despedir al inútil del encargado y contratar a alguien válido, renovar el sistema informático, y ya que pagan tan bien las horas extras, podrían bajar un poco estas, y subir el sueldo por hora de los empleados. Con estos cambios tan obvios, la gente probablemente se mataría por trabajar allí, porque además, clientes no les faltan, los fines de semana se forman colas enormes.

Como podéis ver, es el problema que está teniendo España desde hace años: Pagan unos sueldos de miseria aprovechándose de la crisis para poder así llenarse los bolsillos los de arriba. Pero… ¿Que pasa con esta política de pagar poco? Que al final la gente se harta, y se busca algo mejor al poco de estar trabajando allí, dejando tirada a la empresa, y con razón además. Por supuesto las empresas se sorprenden de que la gente no quiera trabajar con ellos aun con esta crisis y que además la gente deje el trabajo, o que los trabajadores estén a disgusto en su puesto y no rindan como deben.

Los desarrolladores hemos sido de los primeros en sufrir este tema, ya que casi sin ninguna duda, somos los trabajadores que más cambian de empresa durante su vida, porqué que en la propia empresa poder ascender y poder ganar más dinero, es algo que solo existe en las descripciones de ofertas de empleo donde te auguran que son “lideres en su sector”. Las cárnicas nos contratan como si fuéramos ganado, nos venden al cliente al peso, nos pagan una miseria y luego ellos se embolsan una cantidad generosa solo por llevarte hasta el cliente. Siento decirlo, pero nos han obligado a ser los más mercenarios del entorno laboral, ya que parece que una empresa no entiende que si tratase bien a sus empleados y les pagase en condiciones, tendría una productividad enorme, pero noooooo, eso no es rentable, tratar a los empleados como personas es algo que no se debe hacer -Nótese el sarcasmo bien acentuado-.

Todo este post viene a resumirse en una frase que todo empresario debería grabarse a fuego en la cabeza: Si pagas en plátanos, lo que consigues son monos. Y me temo que el 99% de las empresas no son zoológicos reales, así que ahí os dejo eso.

Share

Vivir a través de una cámara

Después de una semana de vacaciones en la que no he parado de un lado para otro, me he dado cuenta de una cosa, que empieza a ser demasiado habitual en la gente.

Como ahora todo el mundo lleva un móvil con cámara, lo de hacer fotos es un gesto de lo más habitual para cualquier persona. Lo malo de esto es que es demasiado habitual.

Atardecer a través del movil

Cada vez que voy de vacaciones $LaQueIntentaSaberDeEsto se tira más de la mitad de las vacaciones haciendo fotos, y cuando llegamos a casa, tiene almacenadas entre móvil y cámara, unas 1500 fotos por semana.

Ahora seamos sinceros: De todas las fotos que hacéis estando de vacaciones ¿Cuantas volvéis a ver más de una vez? Estoy seguro de que la mayoría de veces la respuesta es 0. Y si es alguna más, es porque os habéis dedicado a subir fotos a alguna red social y presumir de vuestras vacaciones perfectas pasadas por filtros de postureogram buscando unos cuantos me gusta sin sentido. ¿En serio os merece la pena perder tanto tiempo para tirar fotos desde distintos ángulos a una pelusa que rueda en una esquina de la plaza de un pueblo de diez habitantes?

Este hábito que está cogiendo la gente no es para nada saludable, ya que terminas invirtiendo el tiempo de tus vacaciones en hacer fotos en vez de estar disfrutando realmente de tu tiempo. No digo que no se deba hacer fotos estando fuera, es bastante recomendable, sobre todo si se ve algo interesante, y merece la pena sacar el móvil para hacer una foto. Pero esto es sano, solo si es en momentos puntuales, y no pararse cada cinco segundos para tirar una foto a lo mismo, con distinto ángulo, y después empezar de nuevo el proceso con otra cosa.

Al final la gente no se da cuenta, pero lo que realmente importa de unas vacaciones son los recuerdos que tienes. Y los recuerdos que se tienen siendo así, no son los recuerdos de los sitios donde estuviste, sino el recuerdo de ti, haciendo fotos de los sitios donde estuviste. Al final lo único que recordaras, es que cada minuto no conseguías el enfoque adecuado ni el brillo suficiente, lo que lleva a que tu recuerdo del sitio donde estuviste, es de ti, haciendo fotos al sitio donde fuiste, no del propio sitio en si mismo.

Lo peor de esto, es que no solo se aplica cuando estás de viaje, sino prácticamente en cualquier situación. El llevar un móvil con cámara es tan cotidiano, que la gente vive su vida directamente a través de una cámara. Y lo que es peor, vive a través de una cámara, para poder mostrar su vida a través de las redes sociales para aumentar su ego.

Así que, por favor, si estáis en un sitio que realmente merezca la pena, tirad un par de fotos como mucho, y disfrutad del sitio sin tener que verlo a través de una pantalla, que además la gente que va con vosotros, también acaba harto de tener que esperar 10 minutos a que acabes de inmortalizar la mosca irrelevante que estas intentado fotografiar.

Share

Ya llegó el Pebble time

Después de mucho esperar (gracias a los señores de correos y su gran habilidad para perder paquetes) por fin tengo en mi poder el nuevo Pebble Time, y hace tiempo que quería poder escribir sobre este tipo de relojes.

Pebble Time

Para el que no lo conozca es la segunda versión del smart-watch (Que mal me ha sonado esta palabra siempre…) Pebble, lanzado hace unos años en la plataforma de crowdfunding Kickstarter, y que en esta última versión ha batido todos los records de financiación, llegando al millón de dolares recaudados en tan solo 40 minutos. Ahí es nada.

En este momento ya se puede comprar por el público general por 250€ en España (Que mal le ha sentado el cambio de dolares a euros). El mio lo conseguí a través de la campaña de kickstarter, lo cual lo hace una versión exclusiva que incluye en la parte de atrás una serigrafía de “Kickstarter backer”.

Parte trasera Pebble Time

Desde hace ya unos cuantos meses parece que hay una fiebre por los wearables (llevables/ponibles. No hay una traducción digna para este palabro), que se ha desatado con la llegada del Apple Watch, aunque ya con los relojes que llevan incorporados Android Wear se la ha dado un buen empujón a todo el mercado.

Tanto el reloj de Apple, como todos los que llevan el sistema de Google, llevan una pantalla tactil del mismo tipo que los moviles, lo que hace que el consumo en estos aparatos sea excesivo, y en menos de un dia, tengas que ponerlo a cargar como si fuera tu movil. Y aquí es donde entran las ventajas del Pebble en juego: Este reloj lleva una pantalla e-paper (Que no es tinta electrónica ojo, sino una LCD de ultra-bajo consumo), y además no es tactil. ¿Que se consigue con ello? Que la autonomía del dispositivo se alargue enormemente hasta los 7 días según la gente de Pebble. En la versión inicial del reloj, la pantalla era en blanco y negro, pero en el Pebble Time, han cambiado a una pantalla en color, pero sin disminuir la autonomia, lo que es un gran paso adelante. Eso si, la resolución de la pantalla sigue siendo la misma para poder tener completa compatibilidad con las aplicaciones del Pebble original. Además todo el interface se mueve con 4 botones más que suficientes para realizar todas las acciones necesarias en el reloj, y que influyen a la hora de una autonomía enorme.

Pebbles

El nuevo Pebble Time tiene un cuerpo más delgado, y se siente más ligero que su predecesor, a parte de que su diseño parece menos de jueguete, aunque muchos lo sigan tachando de ello. Por otra parte, su software ha pegado un cambio radical, incluyendo multitud de animaciones entre pantallas, y sobre todo, la inclusión de lo que llaman “Timeline”. Este timeline, no es más que una agenda de eventos futuros (Que se ven pulsando el botón lateral inferior), y eventos pasados (Pulsando el botón lateral superior). A no ser que seas un obseso del control del tiempo, no le sacarás mucho jugo.

Sin embargo lo que si destaca es su forma de manejar las aplicaciones en el reloj. En la versión anterior, tenias la posibilidad de almacenar hasta 8 aplicaciones (Entre aplicaciones y watchfaces) y punto. En el nuevo Pebble puedes tener aplicaciones teoricamente infinitas, ya que las que más se usen, estarán constantemente en la cache del reloj, pero cuando ejecutes una que no lo esté se cargara en el mismo momento desde tu móvil. Tengo que decir que no tenía mucha fe en este sistema, pero al probarlo, simple y llanamente funciona de maravilla.

El cargador de este reloj, sigue siendo magnetico al igual que su predecesor, pero en este caso se encuentra debajo del propio reloj, y no en un lateral como el Pebble original, lo que hace que sea más propenso a poder crear docks que integren facilmente el cargador.

Como podéis ver en la siguiente imagen, mi Pebble original en su dock, no es que tenga una integración muy buena con el cargador.

Pebble Original en el dock

Si esto no es suficiente para que os entren ganas de comprar uno, deciros que Pebble ha dado la opción a la gente, de fabricar smartband, o dicho de otra manera, correas que hagan algo más que la simple función de sujetarlo a la muñeca. Gracias a su conector trasero de carga, se podran crear correas con bateria extra, pulsometro, GPS, o cualquier otra función que se os pueda ocurrir.

Como broche final, deciros que de este reloj no se puede esperar que tenga aplicaciones muy llamativas como Android Wear o Apple Watch, ya que está limitado mucho por su hardware y su interfaz, pero dado la cantidad de desarrolladores interesados en el, hay una cantidad de aplicaciones inmensa dentro de su store. Así que si esperais que haga maravillas el reloj, os equivocais de producto. Con el Pebble tendras todas las notificaciones de tu móvil en la muñeca sin ningún problema y otras opciones muy interesantes, pero no tendrás toda la potencia de un móvil, como parecen querer incluir todos los demás smartwatches, cosa que para mi por ahora, me es más que suficiente, ya que su utilidad real siempre ha sido el mostrar las notificaciones de forma rápida.

Por último, os dejo un pequeño vídeo de “análisis” que he realizado comparando el Pebble Time, con su antecesor, el Pebble original, para que podáis ver más de cerca todo lo que aquí os cuento.

Share

Eso es cosa de frikis

Sí, probablemente si estas leyendo esto, en algún momento u otro de tu vida te han llamado friki. Ya sea porque te encanta todo lo relacionado con la tecnología, tengas un sable láser en tu casa, o las bolas de dragón (O todo a la vez), te habrán etiquetado como friki irremediablemente, más de una vez en tu vida.

Cosa de frikisSegun la RAE la definición de friki es

friki.

(Del ingl. freaky).

1. adj. coloq. Extravagante, raro o excéntrico.

2. com. coloq. Persona pintoresca y extravagante.

3. com. coloq. Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.

Creo que puedo encajar en alguna definición de esas, pero me temo que esas personas que me llaman friki a mi, también lo suelen ser. “¡Menudo friki eres!” es una frase que normalmente suelen decirme, los que se pasan el fin de semana pegado a la tele viendo partidos de fútbol, con la camiseta de su equipo puesta, gritándole a la televisión que toquen más la bola, o berreando como desesperados cuando se marca un gol. Por no hablar de la tontería de salir a la calle como auténticos animales, metiéndose en fuentes porque un equipo ha ganado algún torneo y colapsando toda una ciudad.

Si estas personas no encajan en la tercera definición, que baje el monstruo del espagueti volador y lo vea. Son unos auténticos frikis del fútbol. Al decirles que son unos frikis del fútbol, suelen decir “pero eso es algo normal, no lo tuyo”. Ah no sabia yo que tuvieras el poder de decidir lo que es normal o no.

Lo malo de estos frikis, es que parece que no usan la cabeza, y os explico el por que. Para ellos, el ser de un equipo de fútbol es lo más normal, y si de repente alguien decide cambiar a otro, es un chaquetero despreciado por todo el mundo. Esto no tiene lógica ninguna. Para ello hagamos una analogía: Fútbol Vs Teléfonos móviles.

Una persona al que le gusta el fútbol, es de un equipo, y dentro de ese equipo, seguramente haya algún jugador que le gusta más que los demás. Eso para alguien a quien le apasionan los móviles, podría ser similar, a que te guste una marca de móviles, y dentro de esa marca, te guste algún modelo en concreto. Ahora… ¿Qué pasa si la marca de móviles que tanto te gusta, deja de fabricar móviles en condiciones y hay unas alternativas mucho mejores? Siguiendo la lógica de los futboleros, si te pasas a otra marca de móvil, serás un paria, un renegado, y tendrás que aguantar burlas durante toda tu vida. ¿A alguien le ha pasado esto por cambiar un Samsung por un Sony por ej.? Por supuesto que no, y dudo mucho que a nadie le vaya a pasar. Yo desde que tengo teléfono móvil, me encantaban los Nokia, eran duros de pelar, funcionaban de lujo, y estaban bien diseñados. Pero desde hace unos años, Nokia se fue al traste, se quedó atrás en la guerra de los smart-phones, y dudé segundo y medio en cambiarlo por un Android (HTC Desire) que funcionaba de maravilla. Creo que ya empezáis a ver por donde voy. Si un equipo de fútbol empieza a ir fatal, a perder todos los partidos, sus jugadores no saben ni correr, o incluso bajan a segunda división, está claro, que lo lógico, sería buscarse un equipo que juegue mejor, y que pueda cubrir tus expectativas. Pero noooo, si haces eso prepárate para que te lluevan hostias de toda la gente de tu alrededor por chaquetero. ¿EN SERIO? ¡En que puñetera cabeza entra que aún te guste un equipo que no sabe ni atarse los cordones de las botas, y te aburre y decepciona cada vez que ves un partido!

También nos echan en cara la cantidad de dinero que nos gastamos en nuestras aficiones, ya sean cómics, merchandising, gadgets o cualquier otra cosa, mientras que ellos año tras año se compran una camiseta que vale un pastizal, pagan una suscripción mensual para ver todos los partidos de la liga, y ya mejor ni hablar de lo que puede valer, ir al estadio en un partido importante.

Por eso mismo, discutir con esta gente que te llama friki, es como darse de cabezazos contra una pared, porque la única neurona que tienen, la usan para gritar, cuando están viendo a 22 tíos en pantalón corto pegar patadas a una pelota para meterla dentro de una red.

Por eso, cada vez que os llamen friki, la contestación debería ser: ¡Y a mucha honra! Aunque no tanto como tú. Y acabar ahí la conversación, que discutir contra una pared, solo hace que acabes con dolor de cabeza.

 

Share