Sobrecontrol

Cuando entro a trabajar en una empresa, a mi las dos primeras preguntas que me vienen a la cabeza (A parte de otras más obvias claro está), suelen ser si tienen Internet capado, y si tengo que estar dando cuentas de lo que voy a hacer minuto a minuto. Por desgracia en muchas empresas se dan las cosas a la vez, y de eso mismo quiero hablaros hoy, del sobrecontrol que las empresas ejercen en sus empleados de forma indiscriminada.

Nooooo, Interneeeeet!!!!!

(Léase la anterior frase con entonación de Enjuto Mojamuto)

A estas alturas, que una empresa, restrinja el acceso a Internet a los empleados, es como mínimo para hacérselo mirar. Si tus empleados quieren entrar en Facebook o mirar una web de viajes durante horas de trabajo, lo van a hacer tengas Internet restringido o no: ¿Sabéis lo que es un móvil con conexión a Internet? Pues eso.

En estos días, el acceso a Internet es casi imprescindible en todas las empresas, y tus empleados deben poder acceder a el fácilmente. Lo malo es que esto es España, y aquí el empresario se cuida más de que sus empleados calienten la silla, y únicamente piensen en su trabajo como zombies, sin tener ningún momento de relax, que en motivarles de verdad. Y para esto, que menos que quitarles el acceso libre a la red. ¡Muy bien, si señor!

Lo mejor de esto es que al menos los informáticos, siempre encontramos formas de saltarnos el control, ya sea porque somos más listos que la empresa, y nos saltamos los proxys, o tenemos un colega en sistemas que nos da acceso. En la cárnica de diosa hindú, me pasaba exactamente esto, las pasaba canutas para poder ver algo un poco decente, o simplemente leer las noticias. Al final encontré un proxy en la red que no estaba restringido y listo. Además tenía un método secundario para acceder a lo que quería: Dejaba el ordenador de mi casa encendido, me conectaba por control remoto a el, y navegaba desde ahí.

Últimamente las empresas por las que he pasado, no me han restringido nada de acceso a Internet y estoy contento, pero la conclusión siempre es la misma: No restrinjas Internet en tu empresa, no te vale de nada. Además si tu empleados se involucran con tu empresa, probablemente sean los mejores community managers que puedas tener, y encima sin tener que pagarles absolutamente nada.

¿Qué haces? ¿Y ahora? ¡¿Y ahora?!

La otra forma de controlar a los empleados, y que al menos a mi me agobia bastante, es tener que dar explicaciones prácticamente de lo que haces de cada minuto que pasas en el trabajo. Puede que lo de tener proyectos por horas les sirva a muchas empresas, pero para mi sinceramente, es como comprar carne al peso. Muchas veces los mantenimientos en desarrollo, se establecen por bolsas de horas. No se quien fue el genio que invento esto, pero en su vida se enfrento a tener que solucionar un problema, y no poder estimar cuanto se tardará hasta que te pongas con ello de verdad.

A parte de esto, luego se les obliga a los empleados a anotar todas las horas y minutos que se han trabajado para cada proyecto cada día. Para mi resulta un infierno tener que estar controlando cuanto tiempo dedico a cada cosa para luego tener que meter esos tiempos en un programita, y que los jefazos, puedan sentirse contentos al ver un numerito. Esto siempre he pensado que es como tener a alguien detrás tuyo, observando por encima del hombro, mientras tu trabajas. ¿Que pasa si estas un rato sin una tarea concreta a la que imputar ese tiempo? Al final termino preocupándome más por tener algo concreto que hacer, que por el propio trabajo, y la consecuencia de ello, es que al menos mi productividad, cae en picado. Un día de estos voy a tener que meter en el control horario, el tiempo que pase en el baño, como “Coordinación personal de mantenimiento sanitario”, aunque no debería dar ideas, porque los empresaurios son capaces de sorprenderme con cualquier cosa.

Si os controlan de alguna otra forma estúpida, que a día de hoy no tenga sentido, por favor, dejadlo en los comentarios, que al menos contar estupideces así termina desestresándonos.