El miedo a la tecnología nueva

Nunca entenderé la frase “es que tengo miedo a cargarme algo”. Ya se que la gente es patosa por naturaleza, y una manazas, pero no intentar aprender algo por el hecho de estropearlo tiene un delito enorme.

Aunque después de mucho tiempo he observado que la gente no es realmente patosa, es que simplemente es vaga de cojones. 

Si no sabes algo tienes dos opciones muyyyyy simples:

  1. Aprendes como hacerlo, que Mr. Google tiene la solución a muchos problemas, y te lo suele poner todo en bandeja.
  2. Lo llevas a un especialista que se dedique a ello, y lo más importante: pagas el servicio, que tu NO quieres hacer/aprender.

Lo malo de esto es que hay una tercera opción que no debería existir: Llevárselo a un conocido que puede tener algo de idea, y que te lo mire por la patilla.

El día que se me estropeo el lavavajillas, vino un técnico a casa, y al revisarlo me dijo que había una fuga en el motor y que habría que cambiarlo, pero que saldría casi mas caro que cambiarlo entero. Después de esto decidí cambiar el maldito cacharro estropeado. La cosa es que este señor, me cobro 30 euros por venir. Y se los pagué sin objeción alguna. ¿Por que? Os estaréis preguntando, ya que venir a casa, decirme que tengo que cambiar el electrodoméstico, y cobrarme 30 euros es un robo. Pues no señor, estáis equivocados. No me quejé básicamente porque yo no tengo ni idea de esto, y sinceramente no se donde podía estar el error sin tener que desmontar el maldito cacharro, y el tecnico SI sabía que le pasaba, y su tiempo y experiencia en esto, no es gratis.

Una vez leí que no te pagan por el trabajo que haces, sino por lo que sabes hacer. Por eso básicamente algunos trabajos están mejor remunerados que otros. No es lo mismo, adquirir el conocimiento de repartir propaganda en la calle, que aprender a diseñar un circuito electrónico. A lo mejor el tiempo que lleva hacer estos trabajos es el mismo, pero adquirir esos conocimientos tiene costes (No solo económicos, sino de esfuerzo también) distintos.

Por eso cuando me decido por llamar a un profesional para que revise algo, comprendo que la propia revisión también lleve un precio a pagar. La cosa es que si no quieres hacerlo tu, no tengas la caradura de ir buscando a algún semi-conocido que te lo haga gratis, y paga el servicio técnico.

Volviendo al tema principal, el miedo a no tocar nada, es simplemente vaguería de aprender. Importar los contactos de tu tarjeta SIM a la cuenta de Gmail, no conlleva ningún riesgo, y los pasos son muy simples, pero si te buscas al pringao para esto, es simple y llanamente que no has querido abrir google, poner “como importar contactos en gmail desde tarjeta sim” y pulsar en el primer resultado. La excusa de que no lo hago por si me cargo algo, es irrelevante y mezquina, mientras no seas tan lerdo de no pulsar en ningún sitio que ponga ELIMINAR, BORRAR o FORMATEAR no pasará nada catastrófico (Lógica pura y dura por otro lado). Y esto es solo un ejemplo de la pereza de la gente del día a día.

Así que queridos manazas: Tocad la tecnología, y aprended cosas, aunque sean básicas, que hasta los que sabemos de esto, en algún momento hemos tenido que aprender a hacerlas.

 

 

… ¿Podrías mirarme el (inserte-aquí-cualquier-cosa-conocida-del-universo) que no me funciona?

Por fin está en pie Tú Qué Sabes de esto…

 

Por si aun no os habéis pasado por la página Acerca de empezaré esta primera entrada describiendo de que va a ir todo este embrollo.

 

Hace ya un tiempo empece a tener historias acumuladas relacionadas con la informática, ya fueran gadgets increíbles que encuentro por internet y que termino comprando, el curro que ha llevado cablear toda mi casa con Gigabit Ethernet, o las historias de gente que cree, que tener un amigo/familiar/compañero/vecino/persona-que-te-encuentras-por-la-calle informático le da derecho a un servicio técnico gratuito 24×7, o en su defecto pagado con una cocacola o café.

 

Esas historias de servicio técnico gratuito espero que sean el hilo principal de este blog. Muchas de ellas incluso resultarán útiles, ya que la mayoría de veces he tenido que hacer malabares para poder solucionar los problemas, y que mejor que exponerlo por aquí, para que cualquiera pueda tener una pequeña referencia en este mundo tan enrevesado que puede llegar a ser la informática.

 

¿Cual es la razón para ponerle ese nombre al blog? Esa pregunta se puede responder con otra pregunta: ¿Qué informático no ha tenido que escuchar alguna vez lo de “Oye tu que sabes de esto… ¿Por que mi ordenador me puede ir lento?” al menos una vez en su vida? Parafraseando la horrible película de Yo, Robot : Esa, amigo mio, es la pregunta correcta. La cuestión es, que esa pregunta yo la he escuchado demasiadas veces en mi vida, y no hay forma mejor de tomárselo, que poder escribir sobre el proceso de lidiar con estos “acosadores” en potencia.

 

¿Y el tractor y el microondas de la portada? Podría responder de nuevo con otra pregunta, pero creo que está más que claro. Todo informático que se precie ha tenido que programar vídeos VHS (Si niños, eso que existía antes de los tdt-grabadores y los DVDs), microondas al que se le ha desconfigurado la hora, o un televisor cabezón CRT que simplemente estaba desenchufado. Lo del tractor puede que sea exagerado, pero visto lo visto no me sorprendería que un día de estos me llevaran a un pueblo perdido de la mano de Dios, para que simplemente meta la llave en el contacto del tractor para arrancarlo.

 

También espero que en alguna medida, algún post sirva para resolver alguna duda, ya que lo de tu que sabes de esto… suena un poco a Sandro Rey y con mis super poderes que la informática me otorga, seguro que soy capaz de resolver más de un problema. Por eso mismo intentaré que el título de cada post, continúe la frase que da nombre al blog, en plan Tú qué sabes de esto… ¿Que móvil me compro? 

 

Dentro de nada empezareis a ver nuevos post por aquí, y a conocer un poco mejor al amigo informático pringao (Que os presentaré en el siguiente post) al que no deberíais tocarle mucho las narices, por si se le ocurren ideas malignas con la que fastidiarte el día.