El ADSL de los incompetentes

Desde hace un par de meses tengo empresa propia, y puedo ser mi propio jefe (Al menos en parte, el cliente siempre manda al fin y al cabo…), y en la nueva oficina hemos tenido que poner ADSL, porque al estar situada incluso más allá de Mordor, va a ser que no llega la fibra óptica aun.

Para poder trabajar con cliente, necesitamos conectarnos a una VPN, con un protocolo PPTP (He intentando que cambien a algo más seguro, pero como quien oye llover…), para poder subir el código a un repositorio de subversión (No me hagáis hablar de esto, que me pongo malo solo de pensar que aun usan SVN) que tienen en sus propias instalaciones.

El problema llega, que cuando intenté conectarme a esa VPN desde la oficina, la conexión a los pocos segundos se cae, imposibilitando hacer absolutamente nada. La cosa es que desde cualquier otra conexión, funciona perfectamente, pero justo desde donde trabajamos, parece que no funciona. Así que tocó llamar a la gente de vomistar para que intentaran solucionarlo.

Nos cambiaron el router, y eso seguía fallando. Nos lo volvieron a cambiar, y 3/4 de lo mismo. Entonces ya decidieron mandar a un técnico para revisarlo. Como os podéis imaginar, eso seguía igual, y nos quedamos igual que si no hubiera venido.

Al final uno de mis compañeros probó a conectar la VPN desde güindous, y resulta que funcionó milagrosamente. Gran error: En cuanto los inútiles de vomistar vieron que en esa pocilga funcionaba, se lavaron las manos, y dijeron que era problema nuestro. Problema nuestro, cuando ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE no funciona desde el Linux que usamos para trabajar, a través de SU CONEXIÓN. La cara dura personificada esta gente.

Sé que solo es un post para desahogarme, pero me pone de tan mala ostia que las operadoras tengan semejante poca vergüenza, que algo tenia que escribir al respecto, aunque fuese después de tener tan abandonado el blog.

En unos días publicaré algún post de servicios técnicos a familiares que he tenido que hacer que ha llegado a ser realmente absurdo

EPÍLOGO: Al final resulta, que el problema estaba en la MTU de la conexión, que cuando se ajusta automáticamente desde Linux, al funcionar sobre una VPN con router ADSL de vomistar, pues el mensaje era demasiado largo, y el router no era capaz de procesarlo. Solución: Bajar la MTU a 1200 y listo. Tiene narices que a estas alturas, cosas como estas, no las tengan contempladas las operadoras y proporcionen un hardware en condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *