La Tarjeta Gráfica Asada

Hace ya un tiempo me tocó hacer de pringao técnico informático (otra vez), pero en esta ocasión hasta cobré un par de billetitos de 20 por el apaño, que me hicieron el fin de semana más llevadero.

El problema era que el susodicho portátil, se encendía, pero al poco, la pantalla, empezaba con unas lineas grises extrañas y después se apagaba dando un error de memoria justo antes. Más claro imposible que el problema estaba en la tarjeta gráfica. Por supuesto mi primera idea era buscar otra para reemplazarla, pero resulta que era un modelo un poco extraño con un slot MXM-II, y una nueva valía un autentico pastón. Así que navegando un poco, vi como podría hacerse un apaño.

Lo primero que pensé al ver la solución fue “ya, claaaaaaro, seguuuuuuro”. La solución era hornear la tarjeta gráfica (Si, como suena). Yo no tenia nada que perder, si no funcionaba, el portátil se quedaría igual, y sino me llevaba dinerito fresco.

Así que seguí estos pasos:

  1. Quitar toda la pasta térmica que tuviese la tarjeta gráfica
  2. Pre-calentar a 200 grados el horno
  3. Poner la tarjeta gráfica en un trozo de papel de aluminio con forma de cenicero, y esta ponerla encima de la bandeja del horno. Resultado:Tarjeta gráfica
  4. Meter en el horno durante 5 minutos.
  5. Apagar el horno, y dejar la tarjeta otros 5 minutos más
  6. Sacar con cuidado la tarjeta sin moverla demasiado, y dejar que se enfríe durante 2 o 3 horas
  7. Colocar la tarjeta en su sitio y probar.

Por supuesto yo tenia esperanza nula de que esto funcionase. Ya me diréis vosotros si el meter un cacharro en el horno iba a hacer que funcionase. Pero mi cara al meter la tarjeta en el portátil y encenderlo fue esta

No jodas, en serio?

El ataque de risa que me dio al ver que el ordenador se encendía perfectamente fue épico. Acababa de hornear una tarjeta gráfica y había arreglado un PC. Si me lo llegan a decir dos semanas antes, me habría escojonado vivo con el chiste.

La cosa es que investigando luego un poco más, esto tenia su razón de ser. A este proceso se le llama reballing y es un método, para que las soldaduras que están mal hechas, o defectuosas, se fundan, y vuelvan a estar como deberían. Lo malo, es que tiene un tiempo de vida limitado a unos meses, ya que al hacer este proceso casero, no es tan efectivo como debería, pero si que le da una segunda oportunidad a tu aparato. Con el tiempo se degrada, y hay que rehacer otra vez el proceso, pero esto no se puede hacer de forma infinita, dado que las soldaduras se terminan degradando tanto, que se hace ineficaz, con la consecuente muerte del aparato de forma irremediable.

Lo bueno, es que yo me llevé mis 40 euros, mi luser se llevo un portátil funcionando que ya daba por perdido, y además aprendí que algunas cosas, por absurdas que parezcan, pueden ser tan efectivas como el cambiar un componente por otro.

¿Como resucito mi viejo PC o mi netbook?

¿Cuantos os habéis preguntado esto, después de ver esa torre mugrienta de vuestro ordenador de hace 10 años? O simplemente os ha venido alguien preguntando por que su portátil con 256MB de memoria RAM de cuando empezó la universidad, ahora va lento y se cuelga cada vez que intenta abrir el caralibro.

Mas de una vez he tenido que coger antiguos PCs, para alguien que quería tener un ordenador en el pueblo para lo justo y necesario. O simplemente un portátil de hace siglos del cual, ya no se podría encontrar mas memoria RAM a un precio asequible, o tarjetas gráficas que van por el mismo camino.

El caso más claro de esto, son los netbooks. ¿Alguien se acuerda de lo que es un netbook? Esos pequeños portátiles con capacidad limitada, que te los vendían como si fuera lo mejor para navegar por Internet por un precio muy asequible, pero con la llegada de los tablets, simple y llanamente, han desaparecido. Por supuesto todavía hay gente que los tiene en casa, con el sistema operativo tan degradado, que son incapaces casi ni de arrancarlos. Los netbooks empezaron vendiéndose con Win XP, y luego pasaron a venderse con Win 7 starter, los cuales pasado un tiempo de uso, simplemente funcionan peor que fatal, y se terminan dejando en el olvido a favor de los smartphones o tablet. Pero claro está, antes o después, te da cosa tener el cacharrito ahí parado sin usarse, y nunca te viene mal un sitio para acceder a Internet con un teclado de verdad. Y aquí es donde entra el amigo pringao-informático.

Tux, la mascota de Linux

Cuando necesites resucitar un PC con más años que tu mascota la solución es facil: Linux

Para los que usen el ordenador para ver únicamente el caralibro, Linux es un sistema operativo libre, gratuito, muy seguro, y con una variedad de versiones casi infinitas.

La solución que la gente querría sería volver a reinstalar el windows que venia con el PC antiguo y dejarlo como el primer día. Pero eso es una opción muy mala. Primero porque van a retirar el soporte a Win XP dentro de nada. Lo que significa que ya no se actualizará más, y pueden encontrarse agujeros de seguridad, que ya no se resuelvan, con lo que ello conlleva. Segundo, esa versión ha quedado obsoleta ya desde hace ni se sabe, y no soporta ya la mayoría de aplicaciones actuales, o simplemente el navegador que usa, parece una tortuga a la hora de abrir una página con los pocos recursos de un ordenador tan antiguo.

Hay algunas distribuciones (Versiones para entendernos) de Linux específicamente diseñadas para ocupar poco, y comer pocos recursos del PC, que es justamente lo que necesitamos para estos casos. Para poder instalarlo en los netbooks, vamos a necesitar bajarnos una imagen iso de la distribución linux que elijamos y un pendrive autoarrancable (Dado que los netbooks no suelen tener lector de CDs/DVDs). Si no sabes como se hace un pendrive autoarrancable aquí te dejo un enlace de como hacerlo. Simplemente tendremos que arrancar nuestro PC desde este pendrive (Cambiando el orden de arranque en la bios para que coga el usb como primer dispositivo) y seguir los pasos de instalación. Más fácil no puede ser. Ademas muchas de las distribuciones linux, tienen una opción llamada live por la cual puedes probar el sistema antes de instalarlo y ver si te gusta el entorno.

Os dejo un listado de las distintas distribuciones que vienen bien para resucitar los PCs antiguos:

  • Ubuntu: La distribución mas conocida de Linux a día de hoy. No es muy recomendable para equipos antiguos ya que esta diseñado para ser un Sistema operativo de escritorio actual, pero si está bien para saber que es esto de Linux. Descarga
  • Lubuntu: Una distribución basada en ubuntu, que lleva el escrito LXDE, que a parte de ser muy ligero y moverse bien en casi cualquier ordenador, tiene bastante parecido con Windows, lo que a mi parecer, le hace el candidato perfecto para instalar en los viejos PCs. De hecho cada vez que tengo que revivir uno, es la distribución de Linux que yo uso (Y ya han sido varias veces con buenos resultados en todos los casos). Aquí la descarga
  • Mint: Para muchos la distribución perfecta para equipos antiguos. Yo las veces que la he instalado no he tenido buenas experiencias, pero es cuestión de darle una oportunidad. Descarga
  • Xubuntu: También basada en Ubuntu, pero con un escritorio un poco distinto, XFCE, del que podrías esperar para los que no están acostumbrados a Linux. Descarga

 

Existen infinidad de distribuciones ligeras, pero estas me han parecido las que mejor uso pueden tener a la hora de resucitar un viejo ordenador.

Por supuesto Linux no solo sirve para viejos PCs, sino que es casi con toda probabilidad, el sistema operativo mas estable y seguro. Podéis instalaros Ubuntu junto con windows para ir conociendo este mundo, y veáis que podéis hacer todo (o casi casi todo) lo que harías normalmente sin ningún problema, y con muchísimos menos problemas. Y si luego os veis con ganas de meteros con algo mas complejo, probad Debian, que es la que uso yo actualmente, en la que está basada Ubuntu, y la que a mi parecer es la mejor distribución para un ordenador actual.